Diseño de URLs

Publicado el por Alejandro Mut

Una URL (Uniform Resource Locator) –más conocida como “dirección Web”– es la forma de acceder a un contenido específico dentro de Internet. Lidiamos con ellas a diario, pero pocos las comprenden realmente. El problema radica en que la URL es un elemento básicamente técnico, en el sentido de que indica un lugar donde se encuentra un archivo dentro de un sistema informático. Esto lo torna, por naturaleza, poco cercano y comprensible por el usuario común.

Sin embargo, del lado del desarrollo también existe un desconocimiento profundo de las implicaciones que tienen las URL dentro del uso cotidiano de los sistemas Web. Esto derivada de que nadie dentro de los equipos de desarrollo parece dedicarse a su estudio y análisis específico: los programadores suelen contentarse con que la URL les proporcione la funcionalidad técnica inmediata que buscan. Los diseñadores, arquitectos de información y creadores de contenidos, por su parte, lo consideran un aspecto externo, técnico y ajeno a ellos y a su área de acción.

Nada más equivocado. Las URLs tienen una repercusión enorme en aspectos tan diversos como la usabilidad, el SEO (Search Engine Optimization o posicionamiento en buscadores) o la sustentabilidad de un sitio a largo plazo.

Usabilidad

http://www.ejemplo.com/cms/SITE/published/category_details.jsp?DS44.step=3&DS44.ID=5507

Todos nos hemos topado con URLs como la de arriba: una regurgitación interminable de caracteres con poco sentido. Pero, ¿qué información nos proporciona una dirección como esa? ¿Qué dato útil puede algo o alguien inferir de allí? Comparemos con esto:

http://www.ejemplo.com/punta-del-este/hoteles/

Cualquiera que vea esa URL puede deducir qué puede esperar encontrar: un listado de hoteles en Punta del Este, o algo muy similar a eso. Además, nos indica dónde estamos dentro del sitio. Recordemos que las URL siguen una lógica de carpetas, por lo que, podemos intuir que si subimos un nivel, hasta:

http://www.ejemplo.com/punta-del-este/

posiblemente nos topemos con información más general del balneario. O tal vez podamos deducir que existe algún contenido como:

http://www.ejemplo.com/punta-del-este/restaurantes/

En definitiva, estamos ante una estructura lógica, jerárquica y relacionada con la arquitectura de información del sitio y podemos inferir una cantidad de información práctica a partir de ella. Nos da confianza y transmite orden y previsibilidad.

Estas URLs son además fáciles de recordar o hasta de adivinar, por lo que pueden proporcionar una ventaja adicional al momento de captar tráfico directo al sitio.

Posicionamiento en buscadores

No solo los seres humanos pueden extraer información de las URLs. Los motores de búsqueda y otros agentes automatizados tienen la capacidad de analizar las direcciones Web y aplicar esos datos en sus algoritmos de búsqueda y categorización de contenidos.

Si los términos utilizados dentro de la URL (como en el ejemplo anterior) son descriptivos y relevantes, el buscador tiene la posibilidad de incrementar la precisión de sus resultados. Además, una estructura de carpetas ordenada le posibilita recrear un mapa de sitio virtual que simplifica el ordenamiento de la información y la indexación de contenidos.

Todo esto redunda en un mejor posicionamiento en los resultados de búsqueda, aumentando la cantidad y calidad del tráfico y, por ende, los beneficios que genera el sitio.

Sustentabilidad

Un aspecto clave –y que suele ser el más dejado de lado– es el de la proyección en el tiempo del sistema de URLs. Para ponerlo en términos simples: qué tan perdurables puedan ser las direcciones Web de un sitio ante cambios futuros.

Es común ver cómo, frente a un rediseño, actualización de contenidos o migración de la plataforma técnica, las URL de un sitio cambian totalmente. Algunos sistemas de gestión de contenidos, por ejemplo, generan URLs de forma automática, con poca flexibilidad y sin posibilidad de personalización. Naturalmente, si migramos a otro sistema con un esquema distinto de URLs, nos enfrentaremos con un cambio total en las direcciones Web de las páginas del sitio.

Esto puede tener consecuencias nefastas, especialmente si estamos ante un sitio con cierto tiempo en el aire y niveles de tráfico elevados. Pensemos, por ejemplo, en que todos los enlaces que apuntan al sitio desde otros, probablemente ya no funcionen. Estos enlaces tienen un enorme valor, pues acercan tráfico y aumentan la valoración que hacen los motores de búsqueda de la página enlazada. Puede llevar años lograr una red sólida de enlaces y no podemos darnos el lujo de perder eso en cada rediseño.

El dominio entero puede sufrir una desvalorización, los usuarios tendrían una mala experiencia al toparse con enlaces rotos, los accesos directos desde los marcadores (o bookmarks) de los navegadores ya no funcionarían y todas las páginas indexadas en los buscadores se perderían.

Claro, podemos redirigir una por una cada dirección a su nuevo equivalente. Pero pensemos en un sitio con unas pocas miles de páginas y el trabajo que ello implicaría. O en el resultado de consecutivos cambios de URL que requerirían un esfuerzo acumulativo de artilugios técnicos cada vez más complejos para mantener vigentes las redirecciones. Los costos se tornan inviables y los riesgos de error son crecientes.

Comentarios

Alfonso Frachelle

Interesante artículo. Felicitaciones.

En particular quedé pensando en dos ejemplos contrapuestos y terminé escribiendo una nota breve en mi sitio a modo de complemento. Espero la encuentren interesante:

http://www.idearius.com/es/index.php?p=570

Saludos.
Alfonso

Excelente artículo

Quedo a la espera de mas aportes como este de conocimiento general que pueden ser fatales si no se los trata como es debido al elaborar una solucion web.

Saludos
Mario

Agustín Giannastasio

Buenas.
Un detalle que quería comentarles respecto a su sitio web es su inextricable lectura en pantalla, debido quizás, al brioso contraste de colores texto/background; y sobre todo al extemporáneo stackeo de famlias de fuentes.

A ese respecto, comparto un link muy provechoso: http://www.smashingmagazine.com/2009/09/22/complete-guide-to-css-font-stacks/


Por cierto, linda web. Contenidos de calidad y muy buenos trabajos realizados.
Felicitaciones!


Los bookmarkeo para pasarme por acá a leerles.
Saludo atento.
Agustín.

Federico Gallo

Los artículos leídos no tienen desperdicio. Aunque abordo casi toda la perspectiva de la misma forma (y he sabido equivocarme) no me había planteado el riesgo de la re estructuración tras años de propagación. Principalmente porque no manejo ese tipo de contenido, y aunque soy muy organizado siempre se puede hacer mejor. Gracias Alejandro y al equipo por compartir los artículos